Consejos para lavar la ropa.


89815471_5f84ac3c09_b

Clasifique la ropa:

Separe la ropa en función de la suciedad en ropa sucia y ropa poco sucia. También es aconsejable lavar por separado las prendas de colores blancos o claros de las de colores oscuros. Es recomendable que seleccione la ropa en función de tipo de tejido (algodón, lana, seda, sintéticos, etc. ) para luego ajustar mejor el programa de lavado adecuado.

De todos los programas de lavado escoja el que más se ajuste al tipo de prenda que va a lavar, tenga siempre en cuenta que el centrifugado y la temperatura han de ser adecuados.

Dosifique el detergente de forma adecuada. Añadir mucha cantidad de detergentes en la colada estropea la ropa, daña el medio ambiente y puede dejar manchas en la ropa.

El llenado del lavaropas:

Un exceso de carga puede hacer que la ropa no quede limpia, en cambio poner en marcha la lavadora con poca ropa hace que malgaste agua y energía de forma innecesaria Preste siempre atención a las instrucciones del fabricante de la lavadora.

El secado:

Una vez termine el lavado, saque la ropa de la lavadora lo antes posible para que no aparezcan olores en las prendas y deje que se sequen en un lugar adecuado, donde no estén expuestas directamente al Sol ya que los colores se podrían dañar.

El planchado:

También tendrá que fijarse en la etiqueta de cada prenda y seguir las instrucciones del fabricante, es fundamental que escoja la temperatura adecuada para cada prenda.

Consejos para lavar el baño.


Las claves por una correcta limpieza del baño incluyen zonas como: la bañera o ducha, el lavabo y el inodoro, así como las paredes y suelos (baldosas y azulejos). Sin embargo, hay zonas aledañas que es importante limpiar con atención como por ejemplo la mampara o cortina de ducha, el espejo o la rejilla de ventilación, ademas los electrodomésticos que pueden estar ubicados en el baño.

bañera

Limpiar la bañera

Si dedicamos unos segundos a repasar la bañera después de cada uso y solo tendremos que dedicar unos minutos por semana para mantenerla limpia. Si por el contrario, esperamos a que se forme una raya vieja y reseca, necesitaremos mucho más tiempo para devolverle el brillo.

Para empezar, tomar una esponja húmeda y pásarla por la bañera para recoger jabón, pelos y otros restos. Recoger el agua acumulada en el borde o detrás de los grifos. Aclara bien. Después, echar Limpiador de Sanitarios Mas brillo en las manchas o en las huellas y pasa la cara abrasiva de la esponja. Deja actuar al limpiador unos minutos y aclara a fondo.

Si la bañera presenta muchas manchas, llénala de agua sarroiente, echa una medida de detergente para la colada y déjalo estar toda la noche. Vacía al día siguiente y friega con la esponja. Las manchas y los restos de jabón deben desaparecer.

Para quitar arañazos de una bañera acrílica, frota suavemente con abrillantador de metales y luego con limpiador. No apliques un limpiador ni una esponja abrasivos, ya que rayaría indeleblemente la superficie.


ducha

Limpiar la ducha

Mantener la ducha limpia es imprescindible. El enemigo principal de la ducha y su cubículo es la sarrocificación.

En primer lugar, limpia las paredes y el suelo del cubículo de la ducha con la cara suave de una esponja de baño humedecida. Recoge hasta el más pequeño charco de agua y no te olvides de ponerte los guantes. Coge un pulverizador, mezcla vinagre y agua a partes iguales y pulveriza la alcachofa y otras partes metálicas. Aclara y abrillanta con una bayeta de microfibra seca. Si no quieres utilizar vinagre, sustituye la mezcla por un producto de limpieza específico para baños.

A la hora de limpiar la mampara para quitar las manchas y acumulación de sarro, pulveriza la mezcla anterior y aclara con una esponja húmeda. Por último, seca la mampara con una bayeta seca y limpia, que no deje pelusas. Trabaja deprisa para no dejar huellas. Si la mampara presenta adornos o asa de metal, también tendrás que secarlos.


bacha

Limpiar la bacha del baño

Es una de las piezas clave de la limpieza del baño. Ademas de la bacha y su mueble deberemos tener especial atención al grifo, tanto por fuera como por dentro y al desagüe. En el desagüe es importante evitar que se produzcan atascos.

Un cepillo para limpiar botellas y la lejía se convertirán en los aliados ideales para mantenerlos impecables. Si prestamos atención al mantenimiento estos elementos fundamentales en todo cuarto de baño, siempre lo tendremos en las condiciones adecuadas.


inodoro

Limpiar el inodoro

Los inodoros contribuyen a la reproducción de las bacterias. Destrúyelas con una limpieza semanal. Si lo usan varias personas, límpiarlo cada día con un chorrito de limpiabaños.

Pulverizar con desinfectante en el interior y exterior de la taza. Deja unos minutos en remojo mientras limpias el exterior. Después, con el cepillo limpia la taza, sobre todo debajo del borde. Vacía la cisterna y, mientras el agua corre, utiliza el cepillo para aclarar lo que quede del líquido desinfectante.

Para evitar sarrocificaciones o acabar con una ligera acumulación, tomar un pulverizador y mezcla vinagre blanco y agua a partes iguales. Pulverizar la taza del inodoro y dejar diez minutos en remojo. Por último, vuelve a vaciar la cisterna para arrastrar el vinagre. Por último, con un trozo de papel o trapo pasarlo por el asiento para recoger cualquier salpicadura.

Para eliminar la acumulación de el sarro en la taza, quitar casi todo el agua con un vaso de plástico y echar vinagre blanco hasta cubrir las manchas. Esperar a que las manchas se vayan y vacíar la cisterna para arrastrar el vinagre. También se puede utilizar un producto antisarro comercial, pero no te olvides de seguir las instrucciones del fabricante.

Como desinfectante alternativo, en la taza puedes echar Lavandina, pero no la dejes más de media hora pues podría dañar la cerámica sanitaria.

Nunca mezcles productos de limpieza. Están compuestos de sustancias químicas que podrían reaccionar y producir gases tóxicos.


piso

Limpieza de suelos y paredes del baño:

Gres porcelánico
Este material es bastante resistente pero su acabado puede ser algo poroso y por ello la suciedad puede penetrar en él. Es recomendable pasar una mopa seca a diario para eliminar el polvo y las huellas. Para fregarlo utiliza una bayeta y un limpiador de suelos.

Juntas de baldosas
Las juntas de las baldosas, con el tiempo pasan del blanco impecable a un color oscuro debido a la suciedad que se acumula. Una solución a esto es aplicar una mezcla compuesta por tres partes de agua y una de potasa. Frota las juntas con un cepillo para llegar bien a todos los rincones. Aclara después con abundante agua. Lo mejor es actuar en pequeñas zonas e ir aclarando para que la mezcla no se endurezca y además podamos controlar los que vamos limpiando. Cuando termines seca con un trapo limpio.

Mantener el barro cocido
Este material es muy resistente pero es muy poroso. Lo mejor para fregar estos suelos es una mezcla de agua templada con jabón neutro. Si el suelo ha perdido el brillo añade un chorrito de cera líquida en el agua que uses para fregarlo. Es conveniente aplicar una vez al año aceite de linaza ya que así se formará una película protectora que ayudará a protegerlo de las manchas.

Mármol
Para limpiar el suelo de mármol utiliza una esponja con agua templada y unas gotas de lejía. Después de frotar aclara y seca. Para protegerlo a continuación esparce polvos de talco y retíralos con un paño seco. Existen en el mercado ceras específicas para mármol que mitigarán la aparición de futuras manchas. En la cocina se puede acumular grasa. Para eliminarla emplea un trozo de papel secante impregnado en acetona y cúbrelo con un plástico durante una hora. En este tiempo el papel habrá absorbido la grasa.


moho

Limpiar el moho del baño

Para eliminar el moho que que se genera en el baño nos ayudaremos de una escoba y una toalla vieja. De esta manera nos será sencillo llegar a las zonas altas del aseo, y para los rincones más inaccesibles o las juntas utilizaremos un cepillo de dientes viejo.

Aunque hay varias soluciones para limpiar el moho del aseo, una idea para acabar con él es utilizar un pulverizador con Lavandina, jabón y agua tibia. Una vez pulverizado tanto en las juntas como los azulejos, veremos como poco a poco va desapareciendo el moho. Después de dejarlo actuar, dependiendo de la suciedad será más o menos tiempo, aclaramos y secamos.


mampara

Limpiar la mampara de la ducha

La acumulación de jabón, sarro y salpicaduras de agua afean la estancia. Cuando limpies los cristales de las ventanas con amoniaco y agua, puedes aprovechar a darle una mano a la mampara con la misma mezcla.

Si utilizamos un pulverizador con una mezcla de agua y amoniaco eliminaremos todos los restos de jabón, sarro o agua. Además, aportará un brillo extra a nuestros cristales.


espejo

Limpiar el espejo del baño

Para limpiar el espejo del cuarto de baño y evitar que se empañe con el vapor que creamos en al bañarnos o ducharnos existe una solución muy sencilla.

Con un pulverizador, en el que hay una mezcla de vinagre y agua, rociaremos el espejo de nuestro baño para limpiarlo. Después lo secaremos con un trapo de algodón.

Otra opción es lustrar rápidamente un espejo con una bayeta de microfibra empapada en agua y escurrida. Si está muy sucio, pasa una esponja con agua tibia mezclada con un poco de lavavajillas. Pasa la esponja húmeda por el espejo y abrillanta con una bayeta de microfibra seca.


sarro

Eliminar el sarro de la ducha

El sarro se deposita en las mamparas, los azulejos y los grifos, dejándolos feos y sin brillo. Para eliminar el sarro cuando nos toque limpiar el baño, utilizaremos un producto limpiador a base de vinagre, el mejor antisarro que hay e ideal para zonas de aguas duras.

Para limpiar la superficie cubierta con sarro , aplicamos un poco de producto a base de vinagre (como el de limpiar la madera) en una bayeta y frotamos la mampara de arriba a abajo tanto por dentro, donde más sarro se acumula, como por fuera. Después de dar el dessarrocificador, dejamos secar o pasamos un trapo seco.

Por último, podemos dejarlo brillante pasando un trapo con limpia cristales o un producto multiusos. Para eliminar el sarro de la grifería utilizaremos el mismo producto, frotando con la bayeta. Es importante no rayar los grifos para no dañar el esmalte. Otro truco a la hora de limpiar el baño, sobre todo para evitar el sarro en aquellos aseos que no utilicemos a menudo es poner una capa de vaselina. De esta manera evitaremos que el sarro se deposite en los grifos.

Consejos para limpiar la cocina de la casa


Comenzaremos desde la parte alta de la misma como las despensas y muebles de almacenamiento de ollas, vasos o comidas, retirando residuos de comida, empaques mal cerrados, café entre otros, también secando las superficies para prolongar la vida de la madera (la mayoría están hechos en aglomerado y deben permanecer secos).

Continuamos bajando hacia la mesada, donde encontramos los electrodomésticos que se deben limpiar por fuera también (lo anterior porque en muchos casos el microondas o la nevera se atienden solo en su parte interior), las rejillas de los desagües, la grifería (como los espejos del baño, influyen muchísimo en la percepción de la limpieza del lugar).
Luego se llega a la parte inferior bajo la mesada, donde es muy importante asegurarse que no tenemos filtraciones o salpicaduras hacia éstos lugares, en algunos casos se recomienda cada semana centrarse en uno o dos artículos que tengamos allí, como ollas que no se utilizan o procesadores de alimentos que sólo usamos en ocasiones especiales, para limpiarlos bien y volverlos a dejar allí una vez estén secos.

Finalmente la parte baja consiste en el barrido, y fregado del suelo; una vez barrido el suelo de la cocina y debido a la acumulación de grasa, se recomienda utilizar la misma escoba junto a una preparación de agua y jabón el polvo con un poco de desengrasante para “cepillar” (utilizando la escoba) y posteriormente fregar.

El anterior proceso es la excusa perfecta para lavar la escoba ( muchas veces, al finalizar la vida útil, la escoba de casa no se ha lavado ni una sola vez).

cocina